Y también en mi se alza la ola. Se hincha, arquea el lomo. Una vez más tengo conciencia de un nuevo deseo, de algo que surge en el fondo de mi, como el altivo caballo cuando el jinete pica espuelas y después lo refrena con la brida. ¿Qué enemigo percibimos ahora avanzando hacia nosotros, tú, sobre quien ahora cabalgo, mientras piafamos en este pavimento? Es la muerte. La muerte es el enemigo. Es la muerte contra la que cabalgo, lanza en ristre y melena al viento, como un hombre joven, como Percival cuando galopaba en la India. Pico espuelas. ¡Contra ti me lanzaré, entero e invicto, oh Muerte!

Las olas rompían en la playa.

Las olas. Virginia Woolf

jueves, 29 de marzo de 2012

Leer Lolita en Teherán, Azar Nafisi


He terminad este libro, que más que una novela es una experiencia. Ha sido un tiempo en el que me he sumergido en el ambiente opresivo del régimen islamista fundamentalista iraní, tan castrador y desesperanzador, especialmente para las mujeres. Esta historia real, en la que una mujer culta, educada, con estudios en EEUU, que regresa a su país para ser profesora de literatura en la universidad, entregada a la literatura y a sus alumnos, tiene que ver como, poco a poco, van recortando sus libertades hasta caer en una persecución cruel, típica de las dictaduras totalitarias más radicales. En un principio ella dimite como profesora por negarse a llevar el velo y organiza un club de lectoras en su casa, con unas cuantas alumnas seleccionadas, entre las que se crea una gran complicidad e intimidad, que supone para todas ellas su pequeño espacio de libertad. Consiente en volver a la universidad y llevar velo con la idea de que será mejor enseñar a los chicos algo interesante que dejarlos en manos de los radicales. Vivimos con ella el angustioso debate de hasta dónde uno debe transigir, qué debe hacer, qué postura tomar, si deben exiliarse o no... Y mientras tanto, recorremos de su mano varios de los libros que ella escoge para sus cursos o para el club de lectura. Lolita de Nabokov, El Gran Gatsby de Fitzgerald, Henry James, Bellow... Libros que he recuperado para releer ahora con la ayuda de su agudo análisis.
Un interesante descubrimiento en el que además de disfrutar, he aprendido mucho.

No hay comentarios: