Y también en mi se alza la ola. Se hincha, arquea el lomo. Una vez más tengo conciencia de un nuevo deseo, de algo que surge en el fondo de mi, como el altivo caballo cuando el jinete pica espuelas y después lo refrena con la brida. ¿Qué enemigo percibimos ahora avanzando hacia nosotros, tú, sobre quien ahora cabalgo, mientras piafamos en este pavimento? Es la muerte. La muerte es el enemigo. Es la muerte contra la que cabalgo, lanza en ristre y melena al viento, como un hombre joven, como Percival cuando galopaba en la India. Pico espuelas. ¡Contra ti me lanzaré, entero e invicto, oh Muerte!

Las olas rompían en la playa.

Las olas. Virginia Woolf

domingo, 4 de marzo de 2012

Erri De Lucca. "Lo mejor que he hecho en la vida ha sido alargar la sombra de los árboles"

He descubierto en Babelia a este personaje sorprendente. Empezó como obrero de la construcción, revolucionario, traductor de la Biblia sin ser creyente, jurado en el festival de Cannes, escalador y napolitano. Dice cosas tan maravillosas como "me mudé al italiano para escribir. Es mi lengua de residencia". Se levantaba a las 4:30 para leer la Biblia antes de ir al trabajo, "así tenia la impresión de asimilar algo nuevo antes de que me lo impidiera el cansancio. Era mi tesoro antes de la rutina del trabajo". La descubrió hace 30 años, en África solo encontró una Biblia, le gustó la perspectiva de ser escrita desde la distancia."Para mi leer cada mañana las sagradas escrituras es internarme en un desierto. Luego cierro el libro y vuelvo a ser un contemporáneo. No es un libro que me diga algo para el día que me espera, soy yo el que se ha trasladado a otra parte . No es un ejercicio de acercamiento sino de distanciamiento. Lo mismo me pasa en la montaña cuando voy a escalar" . "No creo que la literatura tenga tareas especiales salvo en casos de emergencia. Fuera de ellos no puede cambiar el mundo, pero sirve para hacer compañía. (...) Lo mejor que puede hacer uno con un campo es plantar arboles y hacerlos crecer".

No hay comentarios: